2017-2018

Miramos hacia dentro, vivimos hacia afuera
Es el lema que nos acompaña a lo largo del presente curso 2017/2018 y que tiene mucho que ver con la identidad de los Centros San Francisco de Asís.

En nuestro proyecto educativo es prioritaria la formación de los alumnos como seres humanos activos y responsables, esforzados por estar cerca de quien más nos necesita para ayudarles y contribuir a un mundo mejor.

Para conseguir este propósito resulta indispensable una sólida formación interior de la persona que le permita poder canalizar hacia el exterior la fuerza necesaria para cambiar aquello que no nos gusta de este mundo y participar en su mejora.

Con el proyecto Educar en la interioridad que desarrollamos en nuestras escuelas, estrechamente vinculado al lema actual, damos herramientas a toda la comunidad educativa para establecer en su yo más profundo la base adecuada para vivir y sobrevivir a un entorno demasiado volátil y que sufre una progresiva pérdida de valores.

Uno de los aspectos clave para el buen desarrollo de la persona es tener conciencia de que formamos parte de un grupo, de una comunidad que comparte afinidades, nos apoya cuando lo necesitan y permanece bien unida para ayudar a los más débiles. Es por ello que curso tras curso los CSFA realizamos varias acciones que implican a todos los centros, entre otros, compartir un lema que une esta gran familia que se ensancha en diferentes lugares de España, Bolivia y Perú.

El año pasado trabajamos juntos con La tierra: mi casa, tu casa, nuestra casa; fue una llamada a la lucha contra la degradación medioambiental consecuencia de una presión humana descontrolada y egoísta.

Anteriormente, la referencia fue una de las enseñanzas del beato Ramón Llull, Si no nos entendemos por el lenguaje, entendámonos por el amor, una declaración de intenciones sobre la importancia de valores como la fraternidad, la igualdad, la paciencia y la comprensión.

En todas estas acciones recogemos las enseñanzas que San Francisco de Asís nos dejó como valiosa herencia y que se revelan cuando somos capaces de sentirnos felices ayudando, compartiendo y respetando.